Alexitimia, congelación de óvulos y ausencia crítica.

Por 17 octubre, 2016Miscelánea, Opinión

La semana pasada me quedé atónita viendo la tele (sí, veo la tele) en concreto el programa “Enviado Especial de La Sexta” que versaba sobre Silicon Valley.

Y mi pregunta es ¿Estamos locos o qué? (con acento de La Mancha como decía una compañera mía).

alexitimia

Más dinero, mi dinero.

Ante todo vaya por delante que no pretendo ser la agorera de siempre, pero es que lo que veo…, que sí, que puede estar teñido de sensacionalismo, ya lo sé, si quisiera ver periodismo de verdad, vería la BBC.

Silicon Valley,  el dorado, la panacea, el almacén de cerebros, el sueño americano… podría seguir poniendo mil adjetivos; pero realmente el que me gustaría poner es el de Alexitimia  (carencia o ausencia de emociones, en grado supremo tendente a la sociopatía, un poco exagerado y sensacionalista ¿no?) Valley. Cual canción de Los Ronaldos, se habla de más dinero, pero… no me preguntes cuánto… no vaya a ser que te lo diga y me lluevan por todos los lados. Mis preguntas son:

¿Por qué no se dice el dinero que se gana?

¿Se esconde por vergüenza o porque está en el “paraíso”?

¿Hablar de dinero es una grosería? (cuánto daño hace la hipocresía…)

Me extraña, pero ahí lo dejo.

Nota: Amplio este punto, con la rotación  elevada o la permanencia media de 24 meses en este tipo de empresas que comentó Silvia Leal en una ponencia a la que asistí hace poco.

Lo hacemos para cambiar el mundo.

Eso es evidente, el mundo ha cambiado y mucho desde la irrupción de internet, tanto ha cambiado el mundo que desde que hay internet:

  • No hay más pobreza
  • Todo el mundo puede acceder a la red
  • El mundo es un lugar mejor
  • La riqueza se reparte
  • Hay más trabajo

(modo ironía on que os conozco, siempre hay despistados que no pillan mi sentido del humor)

La segunda parte de este cambio de mundo la van a protagonizar (porque este es su mantra: “estamos cambiando el mundo para mejor”:

  • Señoras y señores que trabajan 80 horas a la semana, en lo que les gusta eso sí
  • Señoras y señores que te espetan que las relaciones son muy superficiales, así es mejor con tal de hacer negocios.
  • Señoras y señores que piden y pagan un café por teléfono mientras los pocas/os camareros/as que quedan no pueden pagar el alquiler debido a la especulación inmobiliaria en el valle.
  • Señoras y señores que contratan a profesionales para que les busque pareja porque no tienen tiempo de socializar (no sociabilizar, arrrrgggg)
  • Señoras que asisten estupendas a una charla sobre congelación de óvulos. (esto merece otro punto)

Si quieren gobernar el mundo, yo me bajo.

Ovulos congelados.

Ahora lo chulo es congelarse los óvulos, dónde va a parar. Y nadie dice nada. Vayamos por partes, cierto es que la congelación de óvulos es una técnica mucho más antigua que algunos de los púberes cerebros de Silicon, utilizada para congelar los óvulos de aquellas mujeres, que por cuestiones médicas, pudiesen tener problemas para concebir en el futuro. Hasta aquí todo bien pero:

  • No me revistas la congelación de óvulos como mujeres que quieren escoger al mejor marido y eso cuesta mucho
  • No me revistas la congelación de óvulos como una decisión personal, cuando es tu empresa la que te la proporciona en un alarde de conciliación
  • No me revistas la congelación de óvulos como conciliación, eso no es conciliar es decidir cuándo y cómo han de desarrollar su carrera profesional las mujeres.
  • No me revistas la congelación de óvulos porque quieres aprovechar tus años más “inteligentes y productivos”

Señoras, nos están ganando la partida…

Alienación mental.

Igual esta deformación psicológica me hace ser pesimista, pero me da miedo que algunas de las nuevas corporaciones o start up estén dirigidas por Peter Pan y vivan en Alicia en El País de las Maravillas. Y pienso cosas como:

  • Las redes sociales no son para socializar, son nidos de datos (sí, acabo de ver Stranger Things)
  • La frustración, los problemas y las situaciones duras son del mundo real, la felicidad por decreto idiotiza.
  • Tener un futbolín o disfrazarte en el trabajo no te hace más feliz, te hace de la masa y a veces, no rendir lo suficiente
  • La realidad virtual está muy bien, pero no deja de ser virtual, salir a la calle y caerse sigue siendo parte del aprendizaje (sobre las espumas que hay en los parque para niños hablaré otro día).
  • El nivel emocional de algunos directivos y jóvenes promesas es alexitímico y en los niveles de dirección la alexitimía y la psicopatía hacen un cóctel tremendo
  • La falta de tendencia crítica en la masa, todo está bien o mal en función de que sea TT es patética

Lo dicho, alexitimia y mucha. ¿Y tú qué opinas?

banner-contenidos

 

Deja tu comentario