Una de las habilidades y competencias más demandadas en entornos profesionales es la negociación, muchas empresas y profesionales pierden buenas oportunidades y por ende, rentabilidad por no conocer las técnicas de negociación, o por menospreciarla en pos de habilidades innatas o “competencias adquiridas  por la amplia experiencia”. Todos somos negociadores, en una otra faceta de nuestra vida no sólo profesional sino también personal hemos tenido que negociar para conseguir objetivos, pero realmente ¿sabemos negociar? Por eso es conveniente seguir algunas claves:

  • Preparación. Improvisar no es una cualidad que beneficie las negociaciones, es más para casi toda habilidad o competencia que se desee adquirir necesitamos preparar y entrenar, tal y como ocurre con habla en público, dirigir equipos, sino experimentamos y conocemos difícilmente podremos saber.
  • Tener objetivos. Saber no sólo qué quiero conseguir sino establecer el marco de la negociación, entre qué límites voy a conseguir un buen acuerdo, olvidarse de posiciones rígidas y con un punto inamovible.

 

  • Razonar y escuchar frente a la imposición y la “sordera”. Olvidarse de las posiciones del yo  y busca aliados en el tú.

 

  • Buscar estrategias win-win. Pasar cual apisonadoras frente a la otra parte negociadora no conlleva salvo victorias o negociaciones parciales. Se trata de establecer relaciones, no de mermar vínculos.

 

Deja tu comentario