Frases lapidarias en una entrevista de trabajo.

Sí, como lo oyes, existen frases lapidarias en una entrevista de trabajo que te harán “sumar enteros” a la hora de conseguir un puesto. Frases, que comentándolas hace unos meses con una directora de RRHH, consiguen que contengas a duras penas,  tu lado “madre” en la entrevista y no le sueltes un: hijo/a mío/a pero por qué me dices esto.

frases lapidarias entrevistas de trabajo

Veamos, algunas de esas frases lapidarias…

¿Cuánto va a durar la entrevista?

Como lo oyes, y a ti te dan ganas de decirle: pues depende de ti, pero seguro que con esta actitud, poco muy poco.  Cuando vayas a una entrevista, ve con todooooooo el tiempo del mundo; o ¿no es lo más importante para ti? Si eres un “culo inquieto” y te quema la silla, te has equivocado de puesto, de empresa o de proceso. (modo haciendo amigos on)

Me voy a tomar un café contigo…

Te digo que me dan para escribir un libro y no tengo páginas… En una de mis últimas videoentrevistas, el candidato, mientras yo le preguntaba, sorbía de su bonito “mug” un café, que previamente me había indicado (¿educado?) iba a tomarse durante la misma. Yo estuve por sacarme unos bollos y “untar” visualmente. (esto ha quedado muy mal…)

Dame “argo”.

No tan lineal. Pero en ocasiones; no soy ajena que la situación está muy difícil (y peor que se va a poner, debo dejar de pensar en voz alta) y mucho menos en una entrevista, la pena no consigue que te den el puesto;  empatía sí;  rabia en ocasiones también; contrato de trabajo no.

Dónde puedo tirar el chicle.

Clarooooooo, como no has tenido tiempo desde tu casa hasta el lugar de la entrevista.  A pesar de que en la sala de espera haya como “tropecientos” ceniceros de adorno y múltiples papeleras. He de decir, que aunque ésta sea lapidaria, una actitud que llevo mal es el “pegadocieloladopaladar” que me muestra el chicle cuando alguien sonríe, sí, cómo te lo cuento. ¿De verdad está la gente tan enganchada a la goma de mascar?Ay, Dios.

No sé nada de la empresa.

¿A dónde te pensabas que venías? ¿A Pasapalabra? Si hiciésemos una bonita encuesta entre los/as candidatos/as (por cierto, seguiré poniendo as/os aunque la RAE diga misa, lo que no se nombra no existe) que profieren semejante frase, las estadísticas echarían humo. Pero de verdad, ¿no te has leído ningún artículo, post o curso en la que te comenten las preguntas típicas de la entrevista?, porque ésta es de manual. Achooooo (modo Murcia y Badajoz)

Me está encantando esta entrevista.

Y tú crees, que tras esta bonita sentencia, yo me voy a tornar en un pavo real. No me hagas la pelota, en serio, que no reproduzco algunas frases porque me dan vergüenza ajena, me siento como si estuviera en un concurso de Miss España. Lo he repetido hasta la saciedad, puedo ser muy maja, pero en el fondo soy… una entrevistadora, no lo olvides y me pagan para sacar… toda la información posible del candidato/a. (cuidado con lo que rellenas en los gaps, huecos de toda la vida)

Mi jefe/a era una auténtico… (a completar a gusto del consumidor)

En línea con lo anterior, como estamos tan “agustito” te lo voy a contar, mi jefe era… Ríete tú de la “madre de dragones”, de todo menos bonito, me llegó a contar una candidata en una entrevista. Después de decirme que no pensaba contármelo,  pero que me estaba portando tan bien con ella que, ya si eso, pues ya que estamos, te voy a contar mi vida y la mala vida que me daba mi jefe (suena Tú me estás dando mala vida, de Manu Chao, y yo pienso: por eso me voy, chistaco malo).

¿Esta pregunta siempre la hacéis?

No será la primera ni la última vez que alguien te dice: esta pregunta siempre la hacéis, la repetís mucho… Esto es evaluación de la entrevista, hay cosas que hay que preguntar siempre no puede hacerse de otra manera. Lo más normal es que si ya te la han hecho es que la contestes genial, no que te pongas a evaluar el grado de idoneidad de la misma, que igual no somos muy buenos preguntando, también, pero que nos evalúes… (tenemos corazoncito…)

Y el horario es…

Más para la lista. La primera pregunta que te hacen es sobre el horario, porque le viene mejor de tal a cual; que si es posible adaptarlo; que tiene si que hacer tal y pascual. No hemos empezado a trabajar y me está redecorando el puesto en cero coma, con lo que me ha costado hacer la descripción por competencias (chiste para los de RRHH, que somos gente perversopolimorfa, ésto último sólo lo entienden los psicólog@s, gente mucho peor)

Yo no tuve la culpa.

Esta es típica cuando le solicitas información sobre una situación crítica y cómo lo resolvió o cuáles fueron sus soluciones. Muchos acaban echándole la culpa hasta al gato. Solucionar echándole la culpa a otras personas, circunstancias o al averno, no es una buena respuesta. A pesar de que, durante toda tu trayectoria laboral te haya funcionado.

Espera que termine.

Sí, porque todos hemos entrevistado a candidatos/as circunstancialistas. Esos/as que para decirte que estudiaron en tal universidad, antes te han contado todo el bachillerato y la ESO. Y ante una pregunta con la que quieres reconducir la entrevista, te espetan: espera que termine. Humo, me sale de la cabeza. Si ya me cogen de la mano cual presa, empiezo a convulsionar, ni mi abuela que en paz descanse,  me agarraba con tanto ahínco.

Yo, yo, yo y otra vez yo.

A veces tengo la sensación de estar asistiendo a monólogos de Dorian Gray. Se trata del nosotros, de lo que podemos hacer, sólo se va a pocas partes.

Mi debilidad es que soy perfeccionista.

¡Albricias! Mira que es la primera vez que oigo esto. En serio, en qué manual pusieron esto, que todo el mundo recita cual mantra, como si con él fuesen a abrirse las puertas del futuro empleo. De perfeccionistas debe andar el mundo lleno y yo con este caos mental.

No tengo ningún punto débil.

Punto para el superhéroe/heroína. Y además si lo acompañan de una falsa modestia, te acaban fascinando. (modo ironía on). Si ya ha hecho una de esas entradas triunfales, como j… el suelo que pisan;  tienes todas la papeletas para el/la candidato/a del día (mi nivel de escritura baja por momentos…)

Está en el CV.

Fíjate, que si no me lo dices no caigo. Ya lo sé (con tono: me estás poniendo…), pero lo que quiero es que me lo cuentes tú. Lo más “heavy” que me ha pasado, es que alguien al solicitarle el CV, cosa que siempre hago para ver su nivel de preparación, previsión y organización, me rencilló (riñó)  y me dijo visiblemente enojada: tenías que habérmelo dicho y pedido antes de venir. Amén, en ese momento volví a mi infancia y vi a mi madre con los brazos en jarra.

Mi punto fuerte es que soy muy trabajador/a y responsable.

Sólo nos faltaba este “greatest hit”.  Y yo que estaba haciendo la selección para el/la mayor vago/a del mundo… En serio, si vas a decirme un punto fuerte, arguméntalo y si no es mucho pedir no me digas que eres muy trabajador/a, suena igual que cuando te dicen de alguien que es muy simpático/a, ya sabes…(si te preguntas que tiene que ver ligar con el empleo, mira aquí)

No tengo nada que preguntar.

Por eso, porque me la trae al pairo todo y porque no tengo el más mínimo interés. Y punto.

PD: Otro día más que no tomo la medicación. A la falta de la misma, le debo el tono, la sorna y la ironía, qué va. 😉

¿Tienes alguna más? Compártela.

➡️ Si te apetece ver qué hacen mal las personas que se dedican al reclutamiento pincha aquí.

 

banner-entrevistas

Join the discussion 23 Comentarios

  • Manuel dice:

    Hola Belén.

    Yo realizo entrevistas de trabajo, aunque no cuento con tu formación académica.

    Estoy casi al 100% de acuerdo con tus argumentos. Eso sí, difiero de tu argumento sobre los horarios.

    Y es que debemos tener en cuenta que estamos en un cambio de paradigma. Estamos en una época donde los candidatos están desarraigados debido a la gran mentira que le han vendido sus padres (estudia una carrera y tu vida será como la de un rapero en un videoclip). Esto lleva a que la gente valore más sus vacaciones, sueldo, horarios (es decir, lo mismo que valoramos todos) pero además tengan las…narices….de decirlo sin rubor alguno en la entrevista (es decir, lo mismo que nosotros no tenemos las….narices…de decir).

    Esto, a mi entender, no conlleva ninguna falta de respeto por tu trabajo a la hora de describir las competencias, ni de interés. Simplemente quieren saber a qué atenerse, evitar ese desarraigo y ser completamente transparente (algo que los entrevistadores no somos en muchas ocasiones, ¿o es que nunca te ha pasado que “contratación indefinida tras periodo de prueba de 6 meses” pasa a ser “estabilidad y posibilidades reales de desarrollo” por obra y gracia del entrevistador?)

    En cualquier caso, enhorabuena por tu artículo. Me he reído mucho.

    Un saludo

    • Gracias Manuel, no me refería a los horarios como condición a comentar y valorar, sino a las múltiples cábalas que a veces, desafortunadamente se hacen antes de saber si la posición es para ti, o cuando los horarios, son los que son y no pueden cambiarse.
      Sobre lo demás totalmente de acuerdo, el entrevistador/a no siempre tiene la última palabra y en ocasiones se encuentra en medio.
      Un saludo.

  • Caridad dice:

    ¡Me ha encantado el artículo! Creo que está muy bien escrito y con el tono de humor necesario para transmitir el mensaje sin llegar a ser pesado o extremadamente jocoso.
    Solo un comentario. Cuando “te quejas” de las personas que “te regatean” el horario en la entrevista… bueno, en mi caso soy madre, mis hijos salen a las 16:30 del cole y si no puedo salir del trabajo antes de las 16:00 el puesto, simplemente no me interesa. Yo intento dejar este punto claro cuanto antes para ahorrarnos pérdidas de tiempo tanto a mi como al entrevistador. Sé que puede parecer borde. Pero también estuve en una entrevista en la que por teléfono se negaban a hablar del salario y después de desplazarme hasta la otra punta de Madrid, la entrevista duró 3 minutos, lo que tardaron en decirme la franja salarial en la que se movían para ese puesto.

    • Hola Caridad,

      Totalmente de acuerdo, hay veces que es condición sine qua non e importante, pero a veces no es tanto el qué sino el cómo y la insistencia. Agradezco que te haya gustado mi artículo y tu comentario.
      Gracias, un saludo.

  • ignacio dice:

    Buenas tardes ,

    Estoy de acuerdo en el articulo en cuanto a que ahora es la ” norma ” habitual en las entrevistas , que preguntas te van a hacer y que debes contestar .

    Pero será por viejo, a mi nunca me han preguntado este tipo de cosas , fortalezas ? debilidades ?y mas preguntas que se hacen ahora para tratar de hacer la primera criba , esto se demuestra si existen con el movimiento , es decir trabajando .

    Primera entrevista de trabajo mia , estas de acuerdo en las condiciones que te ofrecemos ? respuesta afirmativa

    La empresa dice : te formaremos en todo para que seas el mejor

    Contratado

    Yo tambien he contratado en mi departamento y solo hacía preguntas especificas con respecto al puesto y decidía , en fin me estoy haciendo viejo .

    Saludos

  • ruben dice:

    Hola Belén,

    Muy bueno el post y entiendo el tono del mismo, aunque he de decirte que muchas de estas respuestas vienen dadas por todos los post que se cuelgan en redes sociales de todo tipo (incluido Linkedin) del tipo: “10 respuestas que tienes que dar en una entrevista”, “5 cosas que debes preparar antes de…”, “cómo preparar…”, “qué no debes hacer en una…”.

    Todo esto hace que el candidato no sea “él mismo”. Yo he llegado a leer por ejemplo lo de “es recomendable preguntar cuánto durará la entrevista para estructurar tus respuestas”. Hay mucha desinformación al respecto, y mucho listo/coach/pseudopsicólogo/entrenador de futbol (jaja).

    También creo que falta profesionalidad en los entrevistadores, que hacen unas preguntas de manual que son para descojonarse, y claro, a preguntas de manual, respuestas de manual, como la de “dime tus puntos débiles”, pués “que soy muy perfeccionista”. Realmente esa pregunta es necesaria para evaluar a un candidato?

    Hay un problema de base en tanto en cuanto la persona que te entrevista te da a entender que te está haciendo el favor de tu vida, dando por hecho que estás loco por aceptar la oferta. A mi me ha pasado de terminar una entrevista y sin que me diera tiempo a responder, decirme el headhunter: “buenos, los siguientes pasos son…”, y tener que decirle que no estaba interesado en la oferta.

    En fin, sinceramente creo que cada vez más hay que medir la actitud que la aptitud, ya que mas hace el que quiere que el que puede.

    Gracias por el post, es muy divertido 😉
    Saludos

  • Alonso dice:

    Cada vez estoy más convencido que un algoritmo matemático con acceso a toda la información de los candidatos hará mas eficiente el proceso tanto para el trabajador como para el empleador y te puedo asegurar que ese día llegará antes de lo que Ud espera.

  • Javier dice:

    Hola,
    Una vez fui a una entrevista y el entrevistador me preguntó: ¿a qué velocidad irían las luces de una nave espacial que viaja a la velocidad de la luz?”, la pregunta me descoló totalmente (la respuesta lógica es: a la misma de la nave ya que nada viaja más rápido que la velocidad de la luz), me puse nervioso y no supe responder, el resto de la entrevista ya estuve bastante nervioso porque pensaba que el entrevistador creería que era tonto o algo así. No sé si fue por este motivo o porque realmente no encajaba en el puesto pero no me seleccionaron.
    Yo también soy psicólogo, con un doctorado en una universidad inglesa , tengo la suerte de trabajar hoy día en la universidad como profesor. Soy dueño de un centro sanitario y a veces hago entrevistas a trabajadores, no soy especialista en RRHH, pero mi objetivo principal cuando entrevisto a alguien es hacerle sentir lo más cómodo y tranquilo posible para que los nervios no le jueguen una mala pasada, no estoy por encima de nadie para que se pongan nerviosos conmigo

    • Hola Javier,

      No creo que por no saber esa respuesta alguien no te seleccione, supongo que eso es lo mismo que dices tú, sabes que puede ser por nervios y normalmente una pregunta no descarta. Muchas de las cuestiones que expongo no tienen que ver con los nervios, sino con la falta de planificación de la entrevista; por ejemplo: decir que no sabes nada de la empresa a la que vas dice mucho de tu interés por la empresa…, que no es lo mismo que no recuerden algo, que sería más achacable a los nervios.

      Gracias por tu comentario.

      Un saludo.

  • Jorge dice:

    Cuando suelo hacer entrevistas me preocupo de planificar de antemano un flujo que me permita evaluar no solo las actitudes del entrevistado si no también ejercicios conjuntos que lo relajen y me permitan evaluar sus habilidades tal y como se sentiría en su rutina diaria, relajado.

    Para esto es necesario generar una conversación que lo deje cómodo y libre de expresarse, ya que de todas formas siempre es relativamente fácil (si realmente tienes conocimiento sobre las habilidades del entrevistado) discernir si se ha aprendido un guión o similar.

    Sin realizar lo anterior podemos estar dejando pasar talento joven muy valioso que simplemente puede estar nervioso, tener un mal día y/o ser inexperto.

    Lo cierto es que este artículo es de cierta ayuda para que se sientan más cómodos pero tenemos que tener en cuenta que es probable que el 100% de los entrevistados no lo lean.

    También he de decir que en un tipo de entrevistas en la que surgen este tipo de preguntas por parte del entrevistado, suele olerse una carencia bastante grave en el trabajo del entrevistador al preparar la entrevista.

    • Gracias Jorge por comentar, éstas son algunos ejemplos, en profundidad se hacen otro tipo de preguntas que no he incluido. Totalmente de acuerdo con crear un buen clima de entrevista, es fundamental.
      Un saludo.

  • Luis dice:

    Buenas noches. Me ha parecido muy interesante el artículo, pero como candidato hay cosas que no termino de entender del entrevistador. La pregunta que más me desconcierta es “¿Cuál es tu punto débil?”. Realmente no sé qué queréis escuchar, una mentirijilla, la verdad, un defecto que se pueda vender como virtud…
    Mi mayor defecto es que soy algo desorganizado trabajando, lo cual me lleva a perder parte de mi tiempo. ¿Debería decir esto en una entrevista de trabajo? Mi sentido común me dice que ni se me ocurra mencionarlo. ¿Me equivoco? Si te lo digo, seguramente me eliminarías del proceso ¿no? Si es así, deduzco que no quieres oir la verdad, sino que quieres comprobar cómo salgo del apuro y me invento una buena historia de adaptabilidad y superación.
    Me gustaría que me contestaras sinceramente a mi pregunta, ya que me sería de utilidad en el futuro… y me ayudaría a entender mejor a los entrevistadores.
    Muchas gracias

    • Buenas noches Luis:

      La pregunta sobre los puntos débiles o qué puedes mejorar tiene varios objetivos:
      Medir tu autoconocimiento
      Tu actitud de mejora
      Tu capacidad de autocrítica…

      Cuando uno argumenta algo negativo no ha de mentir, sino explicar qué hace par mejorarlo. No obstante, no es un pregunta para descartar a nadie. Esto es otro mito, no se descarta a nadie por una preguntas, sino no se llamarían entrevistas… es un conjunto de factores, no sólo valoramos las respuestas, sino la actitud y el comportamiento de la persona durante la misma. Espero haberte ayudado. Gracias por pasarte y comentar mi blog.

  • M dice:

    A mi la frase lapidaria no me la dieron de palabra, sinó en un pin en la solapa de la chaqueta del entrevistado en la que se leía: “A tomar por culo” .
    La entrevista duró 5 minutos, lo máximo que pude aguantar por educación.

    • A veces no es tan explícito, pero en muchas ocasiones, sobre todo cuando tienes que hacer multitud de entrevistas, que alguien no se haya tomado la molestia de preparársela o pase de todo lo que le preguntas, sienta igual de mal. Por suerte, todo el mundo no es así, pero hay ocasiones en que por educación no dices más de dos cosas.
      Gracias por comentar.

  • Haller dice:

    Entiendo que el artículo es en tono jocoso, porque si es serio, hay bastante falta de “autocrítica”. Yo también soy psicólogo y conozco ambas perspectivas, entrevistado y entrevistador. Y te aseguro que he visto a compañeros entrevistadores hacer las entrevistas y presentar conductas tan sonrojadoras, tanta falta de planificación y con tan poca profesionalidad como las que comentas desde la otra orilla del proceso. Eso sí, alguna de las que comentas son bastante habituales. A ver para cuándo un recopilatorio de hits del entrevistador subidito. ¡Un saludo!

  • Sandra dice:

    Es un artículo fantástico, Belén. He vivido muchos “espera que termine”, algunos graciosos y otros que ya no sabía donde meterme de las vueltas que estaba dando la historia.
    Me ha hecho reír, me he sentido muy identificada y me ha servido como orientadora ahora que estoy del otro lado, así que… ¡gracias!

    • Hola Sandra,

      Me alegra que te guste y también que sirva, aunque sea en clave de humor para tomar nota de posibles errores.
      Gracias por comentar en mi blog.
      Un saludo.

  • JCarlos dice:

    Me ha gustado el artículo, pero me parece incompleto e incorrecto. Empezando por el final, es incorrecto poner un punto antes del parénteses, y aunque no es algo para llevar a la carcel a nadie, pero “bien hecho bien parece”. Y me parece incompleto porque creo que vendrían bien unas recomendaciones básicas para superar estos fallos en las entrevistas.
    Solo añadir que no trabajo ni trabajé en Recursos Humanos, pero no tengo duda de que ese tipo de errores son más frecuentes de lo que podría parecer a juzgar por cómo actúan muchas personas en su vida particular.
    Saludos a todos, que como ya sabemos, sirve tanto para el femenino como para el masculino.

Deja tu comentario