Miedo, tengo miedo… Cómo superar el miedo en las entrevistas de trabajo

Miedo entrevistas
Mientras escribo este post me viene a la cabeza la famosa copla: “miedo, tengo miedo, miedo de…” Si en lugar de quererte, bueno aunque en el fondo es miedo por querer ese trabajo, /(volvamos a la tierra y centrémonos).  Eso que los/as psicólogos/as llaman eustrés, es decir, el miedo, esa ansiedad de la buena es lo que deberíamos lograr para enfrentarnos a una entrevista de trabajo o un proceso de selección. Pero el problema es que el miedo que muchos candidatos/as padecen tienen que ver más con el distréss, esa ansiedad que les lleva a perder el control y  desviar el objetivo.

La consabida frases de: el no ya no lo tienes, se puede convertir en un aliado, mi versión favorita es:

“No se puede perder lo que no se tiene”

Una vez repetido este mantra, cual frase de libro de autoyuda comprado por aburrimiento en un aeropuerto, vamos a la parte un poco más seria y a intentar vencer ese miedo que nos atenaza y que no nos permite dar la mejor versión de nosotros mismos.

Ya sabemos que: otra persona está al mando, muchacho (con voz de doblador de película del oeste),  pero no tener el mando no significa perder el control y parecer un auténtico inepto cuando en realidad no lo eres: sudar, quedarte en blanco, movimientos nerviosos pueden ser tu peor pesadilla.

Si te lo preparas, mejor.

No es nada nuevo lo que voy a contarte, pero esta situación es similar a la de presentarte a un examen, tienes que llevarlo preparado;  y no vale con dos temas y tener suerte, sino que por cuestión de probabilidad, cuantas más bolitas lleves, tienes más opciones de llevarte el premio.  Sustituye bolitas por: conocimiento de la empresa, persona que te entrevista, conocimiento de mi perfil laboral, entrenamiento en preguntas difíciles, conocimiento de puntos fuertes y puntos débiles… en definitiva, tienes que llevar todo el saco de bolitas porque aquí no vale venir a probar suerte, porque quizás no haya otra oportunidad.

No se puede perder lo que no se tiene.

Frase positiva donde las haya, pero estarse repitiendo una y otra vez, esos “bonitos” pensamientos circulares: no puedo, no me lo van a dar, no encajo en el puesto, necesito que me lo den, “dame argo, dame argo”… BASTA YA (igual ha quedado un poco sargento). La pena no da puestos de trabajo, salvo en el programa Entre Todos (alarde ético y moral de la televisión de nuestros días, modo ironía on).

Ser negativo es como una nebulosa que envuelve, oculta y hace desaparecer tus puntos más fuertes, te impide pensar con claridad. Pasarse de positivo o estar poseido por el espíritu flower power tampoco es muy acertado.

Reconocimiento visual.

Una de las incertidumbres que a veces preocupan a los candidatos es cómo llegar al sitio, si podrán aparcar, si llegarán a la hora, cómo será… Para evitar añadir más tensión puedes optar por ir al lugar unos días antes y comprobar distancias, tiempos y aparcamiento. Te ayudará también para evitar largas esperas y prolongar la “agonía” previa a la entrevista.

Kit de fiesta.

Ya hice una infografía al respecto. Ser como un explorador y llevar los elementos claves y un “por si” ayudan a ganar confianza y a no perder los nervios ante los imprevistos.

Algo le gustas.

Una cosa que tiendo a ver mucho en mis alumnos y en mis clientes,  es que no se valoran y mucho menos valoran el hecho de que los llamen para una entrevista.  Me explico mejor, no dejan de valorar el hecho de que vayan a una entrevista, sino que no valoran que los han llamado porque les gustan para el puesto en cuestión, no conozco gente que llame a candidatos por pasar el rato o rellenar sesiones de entrevistas… Por esto ya deberías ser un poco más positivo/a.

Pase lo que pase tus padres te van a querer igual.

Es decir, “las caídas hacen jinetes” (estoy muy abuela), o dicho de otro modo, es una experiencia más, por tanto, si sale mal o si sale bien, vas a aprender, vas a conseguir experiencia, vas a ir añadiendo “puntos” a tu bagaje profesional. (si tus padres no te quieren después de una entrevista, cambia de padres… ;))

Para terminar y como bonus track os dejo con dos canciones que transmiten fuerza y buen rollo, si te apetece comentar en este post la tuya, estaría genial hacer una playlist de “No miedo, si entrevista”. Me acabo de dar cuenta que ambos títulos son curiosos: los días de perros se han acabado y un cielo lleno de estrellas. Espero que os gusten.


banner-entrevistas

Join the discussion 2 Comentarios

Deja tu comentario