¿Por qué tenemos que contratarte? Claves para responder a esta pregunta

Al igual que una entrevista comercial tenemos que cerrar acuerdos, en este caso que te contraten o cuenten con tus servicios. En muchas ocasiones, una de las cuestiones a la que los candidatos han de hacer frente y no saben cómo responder es:

  • ¿Por qué tenemos que contratarte para este puesto?
  • ¿Por qué tenemos que contratarte a ti para este puesto y no al resto de candidatos?
  • ¿Por qué crees que eres el mejor candidato(más adecuado) para el puesto?

Pero antes de ponerte a pensar en las múltiples bondades que te adornan (qué bonita frase) vamos a pararnos a pensar en por qué “estos de RRHH” hacen esta “maldita” pregunta:

En primer lugar si estás en una entrevista, quiere decir que cumples los requisitos para el puesto en cuestión. Pero…los cumples igual que el resto de los candidatos, por tanto, tendrás que hallar la diferencia, lo que te distingue o te da valor frente a otr@s.  Puedes ser muy bueno, pero en una entrevista no basta, tienes que convencer de que eres el mejor. (mientras suena la canción de Tina Turner: You are the best)

En segundo lugar, el “villan@” de RRHH tiene que asegurarse de que la persona que selecciona para el puesto cumple los requisitos de su empresa o de la empresa que lo contrató para llevar a cabo labores de reclutamiento, por tanto, no es sólo tu experiencia como candidat@ sino su reputación como buen profesional lo que está en juego. Por tanto, pónselo fácil.

¿Cómo me preparo? (Antes de responder tengo que preparar, aquí la regla de Pareto también puede aplicarse (la lluvia de ideas puede ser una gran aliada en esta preparación)

Imagen2

  • ¿Cuáles son los requisitos más importantes para esta posición, desde la perspectiva de la empresa?
  • ¿Cuáles de estas áreas son mi fuerte?
  • ¿Cuáles son mis logros más impresionantes?
  • ¿Qué tengo de diferente con candidatos con mi mismo perfil?

¿Cómo estructuro esta información?Una vez preparadas las líneas de argumentación, la táctica de cierre en la negociación  puede valerte

Imagen1

Hablar de beneficios de tu contratación – Utilizar la persuasión – Pregunta de cierre para obtener más información.

 Vayamos al meollo del asunto ¿cómo respondo?

Saca pecho, respira hondo y prepárate para hacer un buen speech de venta personal. Qué debe contener este dicurso:

  • Beneficios para empresa de contrartarte (tendrás que haber preparado antes las razones para ese puesto en cuestión, no vale con argumentos acoplados o muy manidos) No enumeres sin ton ni son, tres o cuatro buenas claves serán tu mejor valor, incluso acompañarlas o reforzarlas con ejemplos de tu experiencia profesional aportaran diferencia frente a otros.
  • Y cuáles son esos puntos o valores: experiencia específica en el sector, fuertes habilidades técnicas, logros relevantes en consonancia con las funciones del puesto al que optas, reconocimientos, competencias claves para el desarrollo del puesto…
  • Un ejemplo:  product manager con 15 años de experiencia gestionando equipos de profesionales de diversas nacionalidades, siendo reconocidos como mejor equipo durante dos años en Europa.
  • Hable en positivo y olvida “frases memorables” como:  creo…, sería bueno…

Esto está muy bien, pero ¿y si me bloqueo?. Practica.

  • No memorices un guión, organiza tus puntos fuertes en ideas clave y aprende argumentar en base a ideas
  • Cuentaselo a alguien o grábate, aunque solo sea tu voz. Se trata de analizar el tono y la paralingüistica de tu lenguaje (entonación, énfasis) No olvides que te estás vendiendo.
  • Aprende a utilizar la persuasión para convencer a tu interlocutor.

Qué debes evitar.

  • Sin preparación no hay éxito, la improvisación lleva a muchos candidat@s a perderse en circulos viciosos y a perder el objetivo y el motivo por el que le preguntan.
  • Realista, ni ser un modest@ recalcitrante, ni un “televendedor”, sin olvidar que tu fin es posicionarte como el/la mejor.
  • No utilices fórmulas como: soy el/la mejor,  no hay nadie con mi experiencia, para aportar valor hay que argumentar, no sólo enumerar cualidades vacías.
  • Concreta, no hables de funciones en las que has destacado en el pasado, pero que poco o nada tienen que ver con el puesto al que te presentas.
  • No hables de más, para esto, preparar con antelación será tu mejor aliado.
  • No recites tu CV de nuevo, ya se lo han leído.

¿Puede ser que esta pregunta no se dé?

Si, es probable, pero encontrarás momentos para argumentar a tu favor, como con preguntas del tipo:

  • ¿Cuáles son tus puntos fuertes?
  • Háblame de ti.

Mucha suerte y  no olvides que la diferencia entre muchos candidatos estriba en la falta de preparación y personalización de sus entrevistas de trabajo.

banner-entrevistas

 

Deja tu comentario