Quítale el polvo a tu currículum

Esto de quitarle el polvo a tu currículum, suena a cuando tu madre en tu más tierna adolescencia repartía las tareas domésticas con tu hermano, el polvo creo que era la tarea ante las ambos corríamos despavoridos. Pues algo similar pasa con el currículum, que lo tenemos tan mono, tan bonito, tan archivado que está empezando a tener más telarañas que el tren de la bruja (¿esto existe aún?).

Pues como decía un icónico anuncio allá por los ochenta: Tu pasa el pronto y yo el paño, versionado: tu empieza pronto y yo te apaño (qué malo por Dios). Lo dicho empecemos antes de que mis chistes malos arruinen otro post más.

quitar-polvo-cv

Datos personales.

Puedes haberte cambiado de casa, de ciudad, no estaría mal que en tu CV también lo mantuvieses actualizado.  Algo parecido pasa con los teléfonos, poner el teléfono de tus padres o el fijo, que ya es una reliquia en muchos de ellos, no aporta mucho sobre todo si es como un teléfono estropeado al que nadie acude. Sobre el e-mail pasa lo mismo, si tenías una cuenta de Hotmail, de Telefónica.net o Yahoo, pues suena un poco “viejuno”, si además no las usas pues aprovecha para poner tu actual dirección.

De la fecha de nacimiento no digo nada, sufre pocos cambios, aunque últimamente he visto fechas bailonas y coquetas, ahí lo dejo que lo queréis saber todo.

Foto.

Que sí que ya sé que estabas la mar de estupenda/o en esa foto de estudio profesional, pero todo lo que sube, baja y esto también vale para las fotos y hay algunas que son amarillentas y no se lleva lo vintage en cuanto a currículum se refiere. Nada peor que un CV actualizado con una foto de “la primera comunión”.

Objetivo profesional.

Ya os contaba en otro artículo cómo hacer un buen resumen profesionalasí rememorando la gloriosa canción de Mercedes Sosa “Cambia, todo cambia” nuestros objetivos y metas profesionales también no estará de más echarle un vistazo.

Cambios en mi puesto de trabajo.

No me mires con esa cara, que aunque lleves 10 años en la misma empresa, seguro que muchas cosas han cambiado, aunque solo sea la máquina de escribir por un ordenador, por tanto revisa varias cosas en tus puestos, te haré algunas preguntas que pueden ayudarte:

  • ¿Tienes alguna función o responsabilidad más?
  • ¿Tienes un equipo? ¿Ha crecido?
  • ¿Has comenzado o finalizado proyectos nuevos?
  • ¿Has conseguido nuevos logros u objetivos?
  • ¿Te han dado algún premio o reconocimiento?
  • ¿Has incluido nuevas herramientas en tu desempeño?
  • ¿Empleado nuevo software?
  • ¿Hay cosas que ya no haces?
  • ¿Hay cosas que haces pero que no quieres seguir haciendo?

Experiencia del Pleistoceno.

Mi primer trabajo remunerado fue el de actriz, por aquello del cuento. Sin embargo, y a pesar de que alguna vez lo puse en mis primeros currículo, no se me ocurre ponerlo ahora. Aquella experiencia que no aporte, que haga mil años que desarrollaste la puedes quitar.

Formación

Es evidente que la formación reglada siempre es la misma. Con respecto a la formación adicional, complementaria y al “cursillismo profesional” habría mucha paja que separar del grano. Elimina cursos que puedan estar englobados en otras formaciones más extensas o más actuales. Quita cursos que no tengan que ver con tu desempeño actual.

Importante también las certificaciones de formación, algunas no tienen una validez ad eternum, por tanto, si tu licencia de conducir, certificación de Microsoft u otra no está actualiza no la incluyas.

Idiomas

Actualiza tu nivel de idiomas tener el B2 en 2011 no quiere decir que siga siendo así en 2016. Cuántos B2 son B1 o A2 en el transcurso del tiempo.

Software

El Basic ya pasó. Por tanto, asegúrate de incluir software en uso o en sus versiones más recientes.

Bonus track.

  • Elabora un CV Total, será imprescindible
  • Al menos actualiza tu CV una vez al año.
  • Incluye cualquier novedad en tu CV en el menor tiempo
  • Cambia el formato y ajústalo a los nuevos tiempos.

banner-pack

Deja tu comentario