¿Tienes una video-entrevista? Consejos para afrontarlas.

Por muchos motivos, tanto económicos, como de inmediatez, las videoentrevistas son un elemento más en los procesos de selección, permiten hacer entrevistas de screening, deslocalizan los procesos, reducen los costes y tiempo y su alcance es global.

No son un moda, han venido para quedarse, por tanto prepárate para hacerlas de la forma más eficiente posible.

CONSEJOS PARA AFRONTAR  UNA VIDEOENTREVISTA


Créate una cuenta y téstala antes.

Sabemos que Skype tiene millones de usuarios, y suele ser la aplicación más empleada en las video entrevistas, no obstante, deberías tener una cuenta que incluso puedes enlazar en tu CV.

Si la empresa o persona encargada de la selección te envía una invitación a través de otras aplicaciones, descárgatelas antes para comprobar la compatibilidad o si necesitas algún complemento adicional para ejecutarlas

Si es por Skype Empresarial, no necesitarás una cuenta, solo habrás de acceder al enlace (pero no te diré yo, que suele dar problemas).

Comprueba la cámara y el audio de tu equipo, portátil, tablet o móvil.

En los equipos el micrófono y el audio van integrados, no obstante, a veces los micrófonos no funcionan bien. Sería conveniente invertir en unos cascos con micro integrado o cascos con buen sonido. Si quieres puedes probarlos con videollamadas con amigos.

Asegura tu velocidad de conexión.

En pos de que la entrevista se realice en modo tiempo real, no en “diferido”…

Prepárate igual que si fuese una entrevista presencial.

Cuida tu apariencia, tu indumentaria, se trata de dar una buena impresión. Las cámaras suelen transformar nuestras caras en algo más pálidas y algunas indumentarias aparecen extrañas vía web. Prueba, hasta que des la imagen que quieres y sino, siempre queda “chapa y pintura”.

En algunas aplicaciones tienes hasta la posibilidad de desenfocar la imagen e incluso añadir, ojo, que la creatividad a veces desvía el foco…

Ensaya frente a la camara y grábate en video.

Aprenderás a familiarizarte con tu tono, velocidad de locución, tu lenguaje no verbal y a corregir fallos. Te sorprendería cómo nos cambia escuchar nuestra voz y vernos en video.

Cuida el fondo.

Encuentra una habitación, despacho o sala donde la luz sea un elemento clave, busca fondos neutros, a ser posible no lo hagas desde estancias que distraigas. Si no encuentras un fondo neutro, una librería o estantería con libros suele ser un buen fondo, además puntúa como intelectual.

Busca un lugar donde haya poco ruido.

Teniendo en cuenta lo anterior, busca el lugar de la casa donde se produzcan menos ruidos, o al menos estén más atenuados. Si no se puede, avisa del “ruido ambiental”.

Mantén la mirada a la pantalla y no minimices la cámara de  tu  interlocutor.

Se trata de crear una buena comunicación potenciando el contacto visual a través de la pantalla. Amplía la aplicación a pantalla completa y minimízate (por cero) para evitar tentaciones de poner morritos o retocarte el pelo mientras te preguntan…

Evita tener abiertas otras aplicaciones.

Suele ser muy molesto que cada cinco minuto suene tu email, o una notificación de tus RR.SS. Distraen bastante.

Por otro lado, cuantas menos aplicaciones o programas tengas abiertos, tu ancho de banda se concentrará en la videoentrevista (que los datos se consumen malamente…).

Apaga o silencia el móvil.

(Salvo que vayas a hacer la entrevista por este canal) Así evitarás interferencias o llamadas inoportunas.

Pide que no te interrumpan.

Hay mucho fan de la videoentrevista grupal… En la medida de lo posible comenta en casa que no estás jugando a Fortnite, que es una cosa “seria”.

No comas ni bebas, aunque estés en tu casa.

No sería la primera videoentrevista que hago y el candidato se está tomando un café como si fuera un chat… Además, de los consabidos ruidos que conlleva… Si necesitas agua, coméntalo para darle normalidad.

Habla claro, despacio y con un tono moderado.

No grites si crees que no te escuchan, repite y pregunta si no has entendido alguna pregunta. A veces la conexión es lenta o con cortes, hablar muy deprisa no te ayudará.

Sonríe.

El hecho de que sea a través de una cámara no evita que tengas que romper el hielo y propiciar un clima más agradable, además del tono, una sonrisa ayuda. Sonreir como una hiena, no es ejemplo.

Pide una entrevista presencial.

No olvides que ésta es sólo el primer paso. Agradece la entrevista a tu interlocutor/a y emplázal@ para una entrevista presencial.

Al igual que una entrevista telefónica, una comida, una presentación de selección, una video-entrevista es una parte más de un proceso de selección, por tanto, al igual que preparamos pruebas, dinámicas y entrevistas presenciales, en su estudio  y ensayo previo está el éxito de las mismas.

banner-entrevistas

Join the discussion Un Comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?