De bien nacidos es ser agradecidos. Carta de agradecimiento.

Cómo hacer una carta de agradecimiento, por aquello de bien nacidos es ser agradecido.

Siempre en mis cursos de orientación o desarrollo profesional, hay un espacio dedicado a los tipos de cartas, hasta aquí no he descubierto nada nuevo, todo el mundo pone especial interés en cómo elaborar una buena carta de presentación.

Una vez conseguido el objetivo de una entrevista laboral, se olvidan de agradecer a la persona que les entrevistó (sí, ya sé que me vais a decir que no tenéis ganas de agradecer porque fue un suplicio, la persona no era la adecuada para entrevistar o simplemente no queréis hacer la pelota) mediante un escueto email el tiempo,  la atención, la disposición e interés por seguir en el proceso de selección.

tres ideas clave para hacer una buena carta de agradecimiento

Una carta de agradecimiento es hacer la pelota.

Para empezar destierra la idea de realizar una carta de presentación es hacerle la pelota al entrevistador. Hay una delgada línea entre parecer un pedante halagador (ha quedado un poco contundente) y un candidato/a interesado en seguir en un proceso de selección. En la mayor parte de los procesos de selección que he realizado son minoría las personas que muestran ese interés. ¿No crees que agradecerle a la empresa que puede contratarte el tiempo y la atención prestada sea una buena táctica?

El proceso de selección se inicia en el primer contacto, vía mail o personal con la empresa o puesto al que postulas, no se acaba en una entrevista, ni siquiera en la carta de agradecimiento. Los procesos son continuos y todo es parte de tu desarrollo profesional, todo cuenta, cómo entras (selección), cómo te desarrollas (desempeño, habilidades adquiridas) y cómo sales (despido).

Usa la carta como elemento diferenciador.

No pasamos la vida hablando de buscar lo que nos gusta, de diferenciarnos del resto en un proceso en la contestación de preguntas en una entrevista, de cuidar nuestra imagen en la mismas, por qué nos saltamos la fase de agradecimiento, ¿no nos gusta decir gracias? ¿no crees que la persona que te entrevista agradece, valga la redundancia, que le agradezcan su trabajo y muestres el interés en el proceso? Las dejo en el aire y las vas pensando…

Mientras lees este artículo y piensas si escribir o no una carta de agradecimiento, muchos de los candidatos con los que optas al puesto ya lo han hecho, por esto MUÉVETE y deja la pereza para más tarde, quizá sea el detalle que incline la balanza. Dicho esto, hacer una carta de agradecimiento no es condición indispensable para obtener el puesto, es un paso más  pero no la meta.

Si has llegado hasta aquí y quieres que te cuente como hacerlo presta atención 😉

Cuanto antes envíes la carta de agradecimiento, mejor.

Envía un correo electrónico a la persona que te entrevistó (dato importante consigue sus datos o correo si no lo tienes ya durante la entrevista), aprovecha que la persona que  te entrevistó tenga tu entrevista reciente, como muy tarde el tiempo para enviarla sería en las 24 horas posteriores a la misma.

El perfeccionismo no ayuda.

Si te pasas horas y horas puliendo, redactando, borrando e intentando conseguir una “mega” carta de agradecimiento estás perdiendo tiempo frente a otros.

No cortes y pegues un modelo de carta de agradecimiento.

El famoso: gracias por su tiempo en la entrevista de esta mañana, tarde…. Personalízala, evita copiar modelos de “San Google” y sé tu mismo/a.

El objetivo de una carta de agradecimiento es…

El objetivo es agradecer y ponerse a su disposición, no divagar y repetir cosas que el entrevistador ya sabe.

Su estructura es sencilla y breve:

  • Agradecer la atención y el tiempo prestados
  • Reforzar tu puntos fuertes respecto al puesto en cuestión y recordar tu idoneidad o alguna cuestión que olvidaste mencionar y es interesante para el puesto (no indiques aspectos solo por hacerte el/la interesante)
  • Disposición para mantener otras entrevistas o realizar otras pruebas; se trata de que vean tu interés en ocupar dicha posición. Repito, sencillo y al grano, cuanto más alargues la carta, más aburrirás al entrevistador/a.

Es como un cierre de ventas, en el que tienes que recordar los beneficios que obtendrá la empresa al comprar un “producto” que en este caso eres tú mismo/a.

Pena, penita, pena.

(Últimamente en mis post sale una vena muy coplera, qué daño ha hecho Cine de Barrio…) Ya he comentado que el “dame argo, dame argo…” no sirve. Piensa si en un discoteca no te sirve para ligar, por qué habría de servirte en una carta de agradecimiento. Tienes que mostrar confianza en ti mismo y en tus posibilidades, si no te quieres tú…

Datos de contacto en el final de la carta.

Aplicaciones o gestores de correo dan la posibilidad de incluir tus datos de contacto en tu firma electrónica. Es una manera de reforzar y facilitar su encuentro a la persona que recibe tu carta de agradecimiento.

Y si hay varios entrevistadores, no envíes una para todos, personaliza cada carta, incide en los aspectos que más le interesen según su posición o departamento.

El cuidado de los detalles.  

Ortografía y gramática, así como escribir correctamente los nombres y apellidos de la persona a la que te diriges, lo digo por experiencia propia, nada como recibir misivas a la atención de la Sra. (esto ya es un trauma insuperable) Clavel, a días me dan ganas de añadir: de segundo, Reventón…

Que hayamos tenido una entrevista, no dice que te haya declarado mi amor eterno, por ello, evita apelativos como Querida Belén, me siento como si fuese Elena Francis.

Para terminar no olvides, que en muchos procesos lo que decanta la balanza son los pequeños detalles, asegúrate de cumplirlos todos. SUERTE.

Join the discussion 2 Comentarios

  • Raquel dice:

    Belén que cierto lo que dices, no es frecuente que demos este paso después de una entrevista. No sé si esto tendrá que ver con que en muchas ocasiones las empresas tampoco contactan para el no en caso de no ser seleccionado.

    Pero la única verdad aquí es que somos nosotros los interesados en que nos llamen, así que este es nuestro reto a cumplir.

    Buen post interesante visión.

    • Gracias Raquel, es verdad que las empresas tienen la obligación de responder, al menos por respeto al candidato y su tiempo empleado, en ello andamos.
      Un saludo.

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.