Este blog cumple 10 años

Por 20 febrero, 2020Recursos Humanos

Supongo, o más bien pensaba (nota mental: cuando empecé este blog ni siquiera sabía dónde me estaba metiendo y mucho menos que duraría la friolera de 10 años), que cuando escribiese este post estaría exultante, pletórica y con un subidón de los que no te aguantas ni tú misma. Sin embargo, por circunstancias de la vida, este blog, cumplió 10 años el 16 de febrero y yo estaba en el hospital (pero no era yo la enferma), con lo que de verdad importa, y los diez años de este blog no eran ni son una prioridad, por mucho que haya merecido la pena el esfuerzo de mantenerlo.

10 aniversarios del blog de Belén Claver

He dudado si escribir este post, o si es realmente interesante que yo dedique una entrada para mayor “vanagloria” personal, pero dado que, el blog es mío y lo escribo cuando quiero (últimamente cuando puedo), he decidido mirar atrás y decirme: chica (esto es para no decirme que soy una pleistocenial) después de 310 entradas publicadas, igual esto no se te da mal o la literatura “blogeril” está bajo mínimos.

Este blog surgió para dar rienda suelta a mis pensamientos, no tanto a mi conocimiento, del que cada día dudo más, a lo que bulle en mi cabeza y que casi siempre me ha sido más fácil expresar (no con mucho acierto) con palabras (a menos eso creo yo). Lo más bonito de todo, es que a través de este blog he llegado a la mayor parte de mis proyectos, me ha permitido vivir de lo que más me gusta y ha apoyado a una idea de negocio, en la que de inicio, sólo los de siempre, confiaron.

Como buen blog (aquí no tengo abuela, ¿eh?), también tengo mis haters (asiduos lectores, saludos cordiales) y días en los que, a pesar de la ironía inherente a mi personalidad (que muchas veces no se entiende), te preguntabas si merecía la pena seguir escribiendo, no siempre te viene la inspiración y sueles escribir post infames (haberlos, haylos) y llenos de vaciedades. Sin embargo, en los momentos de furia, de hastío y de cansancio, incluso de enfado y cabreo es dónde encuentro la inspiración y aparecen mis post más disparatados y sarcásticos (mi teclado da buena cuenta de ello).

No sé cómo dar las gracias a las más de 400 personas que están suscritas a mi blog, no son muchas pero si los suficientemente ruidosas y fieles para compartir mis post en sus RR.SS. y recomendarlo. GRACIAS, DE CORAZÓN.

Tampoco sé cómo dar las gracias a todas las personas que inspiran este blog, a las/os profesionales de RR.HH., a las/os clientes, a las/os alumnos, a las/os compañeras/os, a las empresas que se han cruzado en mi camino durante estos 10 años, ellos saben quiénes son y a ellas/os estaré siempre agradecida por todo lo que me han enseñado y siguen enseñándome.

Por último, este post, escrito desde el corazón y con sentimiento inabarcable (joder, qué poético) está dedicado a mi familia, al “Colectivo” que ahora libra una batalla de la que espero podamos salir pronto. (Estaremos ocupados, pero no preocupados).

GRACIAS A TODAS/OS POR SEGUIR LEYÉNDOME.

¿Qué te ha parecido el artículo?