Recursos Humanos

¿Faltos de talento? Agonía de los buscadores talentos@s.

Por 26 septiembre, 2019 Sin comentarios

Sinceramente, y para empezar, la palabra talento a veces se me hace bola (una que es de digestión difícil y rumiadora, como las vacas, abstenerse de los chistes que os veo venir), será que de tanto usarla como el amor, se ha ido desgastando y devaluando poco a poco.

Viñeta de El Roto

Literalmente la RAE dice que:

Talento.

Del lat. talentum ‘moneda de cuenta’, ‘unidad de peso’, y este del gr. τάλαντον tálanton.

1. m. inteligencia (‖ capacidad de entender).

2. m. aptitud (‖ capacidad para el desempeño de algo).

Encontramos otras dos acepciones pero no vienen al caso, porque sino me pierdo y al final no escribo sobre la falta de talento sino de cualquier cosa…

La que más me gusta es la capacidad de entender, cosa que parece sencilla, pero que en un “mundo de hiperestimulación vacua” (tela, con el “pedantismo” que me gasto yo hoy) cada vez es menos frecuente el pensamiento crítico y cuestionarse las cosas, así nos va. Es aquí donde radica todo, quizás los falt@s de talento seamos los que lo buscamos tan desesperadamente, veamos algunos mantras que deberíamos desterrar:

Talento sin cualificación.

Con casi 3 millones de personas en el paro o desempleo, ¿todas no entienden?, ¿todas tienen un mal desempeño?, ¿todas no saben aprender?… No será que nos hemos vuelto muy “pencos” (vagos, holgazanes, gandules) y es más fácil que nos ofrezcan candidat@s que tengan todo lo que le pedimos en las descripciones de puesto y así no tener que gastar en formación, que digo yo, que igual, los planes de formación, esos que nos gustan tanto, están para algo más que gastar los créditos de la FUNDAE…

Talento viciado y añoso.

Aquí vienen los “pleistocenials” , me incluyo porque yo ya tengo más de 40 (pero son los nuevos 30 ¿eh?, ¡vaya tontería!), y una vez pasas el cuatro toda tu experiencia es arcaica, no sabes nada, tienes tantos vicios adquiridos y adheridos que es imposible “sacarte punta” , porque para eso ya tenemos a tiernitos millenials y centenials a los que poder exprimir sin que chisten… (cuánta maldad en mis palabras).

Talento femenino.

Resulta, se cuenta, se oye que en muchos segmentos, puestos y sectores la presencia de mujeres es mínima. En otros, se cuenta, se oye, se comenta que la nueva ley de maternidad nos hace polvo a los empresarios y las mujeres son un problema. Si a la falta de candidatos, le unimos estas pequeñas minucias, cada vez no quedamos menos dónde elegir… Si a la falta de candidatos le sumamos que en unos años con esta tasa de natalidad vamos a tener que ir secuestrando al primero que entre en una sala de entrevista estamos “apañaos”.

Talento con exigencias.

Tres máster, cuatro idiomas, competencias digitales, buena presencia (y no es broma, aunque no lo creas una cara bonita es todo lo que tienes que tener) y claro no hay nadie, ¡mecachis!. ¿De verdad no hay nadie? ¿Nos hemos parado a revisar si la “carta a los reyes magos” en las que se han convertido los anuncios es realista? ¿Realmente todas las empresas, (se estima que la mayoría PYMES y con escasa digitalización, entiendase modernización) necesitan estos “perfilones”?. ¿Damos para recibir? (mentes perversas y calenturientas, me refiero a condiciones).

Talento precario.

Bueno, bonito y barato, y ya puestos breve. Debe ser el mantra del nuevo talento que buscamos, barato, profesional y bueno y a ser posible que permita contrataciones con escaso o poco riesgo para el empleador. Se oyen las palmas desde la Patagonia.

Podría seguir, pero creo que no nos falta talento, sino no exportaríamos a miles de buenos profesionales, e incluso de la educación pública, a otros países.

Viñeta del El Roto

Nos falta visión a largo plazo, nos falta actitud para convertir y formar a futuros “talentos@s”, nos falta crítica para proceder con procesos de búsqueda viciados por mal definidos, exigencias estratosféricas y sueldos paupérrimos, nos falta valor para decir que tenemos que revisar el tan manido concepto del talento y de su tan cacareada falta.

Quizá nos falta talento para ver el talento.

PD: Sigo sin la medicación y la corrección política va bajo mínimos.

¿Qué opinas falta talento o falta para encontrarlo? Me encantará saber tu opinión.

¿Qué te ha parecido el artículo?