¿Qué es un relocation package o paquete de expatriación? Opciones que ofrece y servicios a evaluar.

Son much@s los que quieren dar el salto y en el mejor de los casos, no en todos, las compañías que buscan talento o profesionales para cubrir vacantes  de difícil cobertura acompañan sus ofertas de un relocation package  o en su versión castellana paquete de expatriado o reubicación. Algunos clientes con los que he trabajado, al ser su primera experiencia, me pidieron que revisara con ellos las características del mismo y su idoneidad para tomar una decisión adecuada. En muchos casos, no es oro todo lo que reluce (ni tampoco todos los paquetes son iguales), debemos saber cuáles son nuestras prioridades y objetivos profesionales para no lanzarnos a la aventura sin medir su alcance y posibles costes tanto económicos como personales, hagamos un repaso.

¿Qué es un  relocation package o paquete de expatriación?

Un relocation package contiene una serie de servicios y ventajas para que el trabajador/a y su pareja (no en todo los casos), se adapten a su nuevo entorno laboral y geográfico. Se trata de un servicio de acompañamiento y acogida que brindan empresas de RR.HH. o especializadas en la gestión de estos servicios, consiguiendo acomodarlo de la forma más beneficiosa a su nueva realidad, así como, ser un atractivo para atraer nuevos talentos en zonas de difícil cobertura.


Análisis previo.

Quién es la persona que se desplaza, análisis de su situación familiar y sus necesidades en el país de destino, sería una buena opción inicial. No obstante, suelen ser paquetes hechos a medida, normalmente los servicios suelen estar estandarizados y sólo se varían en función del candidato/a y su “poder de negociación”. Por tanto, averigua y evalúa qué servicios del paquete vas a emplear y de cuáles podrías prescindir para poder ampliar o mejorar otros. No es una carta a los Reyes Magos, prioriza.

Información experiencial de compañer@s.

Una buena opción es contactar con compañer@s que ya se encuentren o hayan vivido una expatriación, te proporcionarán una información más fidedigna.

Primera visita o viaje iniciático.

Se suele concertar un primer viaje, incluso con tu pareja, para que puedas realizar algunos trámites: buscar casa, conocer un poco más su nueva ubicación… Los gastos de esta toma de contacto (hoteles, desplazamiento y comidas) están incluidos. Se trata de agilizar los tiempos de  incorporación y trámites que puedan retrasar o incomodar tu entrada en la compañía.

Otra de las opciones que se valoran son la asignación de proyectos de corta duración en los que puedas conocerse y adaptarte a la cultura de la compañía en el país de destino.

Se incluyen los viajes del primer desplazamiento y costes asociados (alimentación, portes…) hasta tu llegada al destino, que consta de una acogida o bienvenida por el personal responsable del servicio.  En los casos  que se haya negociado el traslado de familia, estos gastos también están incluidos.

Normalmente a la llegada a destino, suele hacerse una reunión de bienvenida  o acogida en la que se comenta en detalle todos los servicios y acciones que se van a llevar a cabo.

Servicios e inclusión de la familia.

Que te decantes  por la posición en otro país depende en gran medida de es la inclusión de beneficios y servicios para tu familia: traslados, colegios… Paquetes que incluyan un puesto para tu pareja, son más escasos, pero en muchos de ellos ser ofrece un asesoramiento para la búsqueda de empleo en el país de destino, así como información laboral.

Nota: si en un paquete de traslado, ningún apartado hace referencia a la familia, valora detenidamente el nuevo escenario, o al menos, si dispondrás de visitas frecuentes a tu país de origen (gastos pagados naturalmente, para evitar sorpresas…)

Costes de la vida en el país de destino.

Antes de iniciar un traslado deberías investigar el coste de la vida en el país de destino, existen en internet muchas páginas agrupadas por países en las que compatriotas ofrecen información sobre el trabajo y modo de vida. Un ejemplo de ellas son

Vivienda en destino y acompañamiento en la búsqueda.

En el mejor de los escenarios, en el que se incluya una vivienda habitual, debería incluir un alojamiento temporal para poder escoger y mudarnos una vez instalados y conocido el país, ubicación del trabajo, colegio para los niños,…

Algunas compañías en lugar de pagar el alquiler ofrecen una cuantía fija de ayuda a la vivienda. La crisis ha hecho mella en muchos de los planes de traslado de directivos y profesionales. Y el gasto por vivienda sólo se circunscribe a un período temporal de uno o dos meses hasta la ubicación definitiva.

El asesoramiento y el acompañamiento para buscar una nueva vivienda es habitual, se estudian previamente tus necesidades y prioridades, para hacer un listado de posibles ubicaciones y vivienda en base a requerimientos previamente consensuados.

La gestión documental: arrendamiento, altas de servicios básicos también está incluida en estos servicios de asesoramiento inmobiliario.

Vivienda habitual y posibles gastos.

Puede que veas en esta oportunidad laboral no un destino definitivo sino un paso más en su carrera profesional. Por tanto, has de considerar los gastos asociados a la vivienda habitual: alquiler, contrato, hipoteca,  mantenimiento de la casa si es en propiedad…

Algunas empresas ofrecen por un lado gestionar el fin de su alquiler y hacerse cargo de posibles incumplimientos, así como asesoría para vender o alquilar su vivienda habitual. En contadas ocasiones, los gastos inmobiliarios se hacen cargo por parte de la empresa.

Mención aparte, muchos servicios llevan aparejados  la cancelación de contratos de luz, agua, Internet, telefonía… que es necesario considerar, unido a posibles gastos de pagos domiciliados en el país de origen.

Mudanza.

Se incluyen los costes del embalaje y el envío hasta tu nuevo domicilio. Debería comprobarse la existencia del seguro, y también comprobar los tiempos que tardaría en hacerse efectiva, para incluir en tu equipaje lo imprescindible. Además, teniendo en cuenta que, si no disponemos de vivienda habitual y estamos alojados en un hotel, deberían incluirse los gastos de almacenaje.

Un pequeño apunte, muchos deciden no incluir este apartado y beneficiarse de otros servicios. Los gastos adicionales de mudanza por grandes objetos o mascotas… no suelen estar incluidos.

Gastos iniciales o de bolsillo.

En los países  anglosajones suele denominarse como  “money curtain” o dinero cortina. Hace referencia a un pago que ayuda a cubrir servicios básicos como lo imprescindible para empezar a trabajar o empezar a vivir (a lo mejor las cortinas no son imprescindibles), muchas viviendas carecen de muebles o enseres para cocinar…

Visados y permisos de trabajo.

Ni que decir tiene que obtener ciertos permisos de trabajo y residencia en algunos países puede ser muy costoso y engorroso. Un punto fundamental en tu paquete de expatriación debería ser que la empresa que se lo oferta se encargue su gestión. Si vas a viajar con  familia, debería incluirse también, no sólo por una cuestión económica sino de tiempo y esfuerzo.

Asesoría financiera y fiscal.

Apertura de una cuenta bancaria, asesoramiento fiscal para pagos y rentas tanto en origen como en destino (que luego vienen los sustos…). Todas estas gestiones evitarán descuidos y posibles problemas en el futuro. Si no estás muy seguro deberías consultarlo antes con un/a experto.

Asistencia médica y gastos médicos

Preparación previa, por si es necesario vacunarse. Seguro médico que te cubra y en caso de que viaje, a tu familia también. Estos paquetes de asistencia  suelen hacerse previo chequeo médico. Asegúrate de que los gastos están cubiertos por su empresa, no todos los incluyen y van a cuenta del empleado/a. Investiga los costes de los seguros médicos si no están incluidos y si te ofertarán asesoramiento en caso de no pagarlo.

Colegios y guarderías.

Si vas a viajar con  familia comprueba todos los servicios que se incluyen en el paquete relacionados con los colegios o guarderías, algunos proveedores de estos paquetes ofrecen: servicios de búsqueda de colegios, visitas concertadas para elegirlo, trámites e inscripciones para admisiones en los mismos…

Transporte /alquiler de coche.

Evalúa las opciones de transporte en el país de destino y si conoces los medios para comprar o alquilar un coche de forma inmediata. Indaga sobre la documentación necesaria y en qué tiempo puedes conseguirla. Por otro lado, hay paquetes de expatriación que incluyen un coche de alquiler o renting. En ciudades con una buena red de transporte público puedes optar entre alquiler o ayuda para el transporte.  El transporte de tu coche no suele incluirse por sus elevados costes de transporte.

Otros gastos asociados y que pueden ser pagados son: el seguro, el parking, las revisiones y mantenimiento…

Transporte de mascotas.

Si tienes mascotas, asegúrate de que conoces las leyes y los costes relacionados con las mascotas importadores. El transporte y los trámites pueden ser exorbitantes y aunque tu empresa no puede incluir las mascotas en su paquete de expatriación, comprueba de que el presupuesto en su mudanza lo incluye con todas las garantías.

Formación e información para conocer la cultura y el modo de vida del país.

Para aquellos que se mueven a nivel internacional, se ofrecerá formación sobre la cultura del país. En algunos casos se cuenta con un/a guía personalizado para saber dónde, qué y cómo es la ciudad, según costumbres y necesidades de la familia.

Plus de peligrosidad

Suele ser muy excepcional, pero existen países con condiciones de seguridad muy concretas y que limitan en muchos casos las actividades y los movimientos de los expatriados, esto puede solventarse negociando un plus de peligrosidad debido a posibles riesgos.

Asistencia a personas dependientes.

Tener personas mayores o dependientes a cargo puede ser un impedimento para el desplazamiento a otro país. Normalmente se ofrece un lista de centros de atención y servicios de ayuda. En contadas ocasiones son pagados por la empresa en cuestión.

Viajes pagados al país de origen.

Fundamental si tu opción de emigrar está supeditada a un cambio de duración determinada. Comprueba cuántos viajes y en qué fechas están programados, valora qué necesidad de volver a tu país y visitar a tu familia son las más adecuada. Como mínimo suelen incluir un viaje anual.

Repatriación.

Si el  contrato se acaba o no cumple tus expectativas, evalúa los servicios que lleva asociados la repatriación: costes, mudanzas, cancelación de servicios contratados…

Si aún tienes  dudas te dejo algunas preguntas que puedes hacerte para evaluar tu paquete de reubicación:

  • ¿Cuánto tiempo estima que durará su estancia?
  • ¿Qué conoce del país y de la empresa que le contrata?
  • ¿Cuáles son los costes reales de vivir en el país de destino?
  • ¿Qué cultura impera?
  • ¿Qué opciones de ocio me ofrece la ciudad o país?
  • ¿Es una opción temporal o lo contemplo como un cambio a largo plazo?
  • ¿Cómo es la educación para mis hijos?
  • ¿Podrá mi pareja acceder fácilmente al mercado laboral con su especialización o titulación?
  • ¿Hay posibilidad de negociar algunos apartados del paquete?
  • ¿Qué servicios de los ofertados cuentan con asesoramiento?
  • ¿Cuáles son las condiciones de repatriación?

banner-plan-cdc

Join the discussion Un Comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?