Houston, tenemos un problema. Situaciones difíciles en una entrevista

“Houston, tenemos un problema”. Es la frase que ha venido a mi mente, Repasando apuntes para una formación en entrevista de trabajo, con muchas de las preguntas que realizan sobre las situaciones más “problemáticas” que suelen aparecer.

SITUACIONES DIFICILIES ENTREVSITAS

Empecemos el recorrido por la galería de los horrores:

Situación 1: Sudo mucho en la entrevista.

Suele ser un problema común (ojo mentes mal pensantes…) No sólo por la sudación de las  manos sino por estado de nervios que aumenta nuestra temperatura corporal y por ende, nuestra sudación.

Algunas claves están en:

  • No te vista cual esquimal, lleva ropa holgada y de tejidos que permitan las transpiración (parezco un anuncio de desodorante)
  • Lleva un desodorante de viaje por si la cosa se pone fea y hay que retocarse…
  • Si decides lavarte la cara y las manos, sécatelas con papel con toquecitos, no frotes. A ser posible con agua templada
  • Ten un pañuelo a mano, por posibles “during the interview” (mi profesora de inglés sángrandole los ojos por mi level…)

 

Situación 2: Me pongo colorada/o… (cuando me miras) o me salen sarpullidos.

  • Lleva ropa o prendas que los tapen, ojo si es verano, que os veo con cuello vuelto
  • Ponerse colorado no es motivo para descarte… ainssss

 

Situación 3: Tartamudeo y me pongo de los nervios.

  • Para empezar no te presiones, si piensas en decirlo todo rápido y sin tartamudear, lo harás más
  • Si tartamudeas cuéntalo con naturalidad a la persona que te entrevista, no es nada malo ni por lo que pedir disculpas, faltaría más
  • Intenta relajar la musculatura facial y así rebajarás la tensión

 

Situación 4: Me ataco toda/o.

  • Lleva música durante el trayecto que te relaje y te ayude a evadirte (ni que decir tiene que no te presentes con los megacascos puestos…)
  • Utiliza la visualización e imagina la situación
  • Emplea técnicas de relajación y respiración

 

Situación 5: Es que soy tímida/o.

  • Piensa en qué consecuencias tiene para tí la  timidez: cambios en el tono de voz, en la expresión corporal… Sé consciente de cómo afecta a la consecución de tus objetivos profesionales
  • Prepara bien la entrevista y ensaya con personas de tu confianza
  • Intenta tomar la iniciativa, te ayudará a sentirte más segura/o

 

Situación 6: No sé expresarme bien.

  • Para empezar, lee algo más que lo que se pone en las redes sociales, el vocabulario se adquiere leyendo y consultando el diccionario, los emoticonos no generan ni riqueza en el lenguaje (ufff, qué pedante ha quedado esto)
  • Evita hacerte el/la interesante y pegarle patadas al diccionario, de todo hay
  • Si no entiendes alguna palabra o cuestión pregunta, si no preguntas no lo sabes, ni tú ni nadie. (lo peor de todo es que no lo sabrás, curiosidad ante todo queridos “amiguitos”)

 

Situación 7: Me quedo en blanco durante la entrevista.

  • Si te hubieras preparado la entrevista… (esto ha sonado a “muy madre”)
  • No te aprendas las preguntas de memoria, no sirve
  • Si te quedas en blanco, repregunta y gana tiempo para pensar
  • Si la cosa no mejora, asúmelo y coméntalo, se comenta de casos de entrevistadores/as con alma que suelen entenderlo

 

Situación 8: Me pongo y hablo por los codos

  • Haz un pausa y empieza a hablar después de cada pregunta (no te pases con las “pausa dramáticas”)
  • Piensa tu respuesta, no eres una ametralladora y eso que te mira con ojos misericordiosos es una persona que tiene que entrevistar a más gente, un poquito de compasión
  • Mira a la persona que te entrevista, su lenguaje no verbal te dará pistas de tu “avasallamiento”, los ojos como platos suelen ser cegadores

 

Situación 9: No sé lo que me preguntan…

  • Ni yo muchas veces (lo dicho, esta doble personalidad, me mata por momentos), por tanto mejor sé sincera/o
  • Discúlpate y dí que no sabes la respuesta
  • Ofrece una alternativa a lo que te han preguntado: no sé de… pero sí sé de…; pero no te “columpies” las asociaciones de elementos claramente divergentes no computan

 

Situación 10: Me cuesta mirar la ojos.

  • Practica con las personas que conoces
  • No te quedes mirando cual búho a la persona que te entrevista, parecerás un/a psicópata
  • Mira a tu entrevistador al entrar y al salir, por aquello de la educación y no parecer que tienes miedo

 

Situación 11: Me sobran las manos.

  • Toma conciencia de tu lenguaje no verbal y ensaya frente a un espejo
  • No cojas un boli o cualquier otro objeto durante la entrevista (por objeto también entiendo juguetear con el móvil…)
  • Apoya las manos ligeramente sobre la mesa, no te acuestes
  • Emplea las mano cuando hables, no mientras escuchas

 

Situación 12: Creo que no caigo bien…

  • La frase que mejor resume esto es: “A todo el mundo no has de caerle bien”, una vez asumas esto, te habrás hecho mayor
  • La segunda idea, es que una entrevista no va de caerse bien, sino de idoneidad para un puesto
  • Si sueles ser “un/a peste” (vocabulario extremeño para definir a personas estúpidas y poco sociables) saca la mejor versión y la cortesía
  • Las ideas irracionales no ayudan a encontrar empleo y ésta es una de ellas, cuanto antes te liberes mejor

 

Situación 13: Me da vergüenza hablar de mi mismo/a.

  • Pues a lo mejor deberías plantearte si las entrevistas son para tí. (modo borde on, luego me van a llover de todos los lados, qué me gusta ser una outsider…)
  • Si te cuesta hablar de tu lado bueno, piensa que eres como un producto y que tienes que venderlo (vender sí, si tienes problemas con esto, igual deberías pensar aquello de si tú no te quieres…)

 

Situación 14: Suelo ser muy directo/a, de más diría yo.

  • A la frase anterior de ” no a todo…” no puedes añadirle cual Clint Eastwood “alégrame el día”
  • La arrogancia déjala para los sábados por la noche
  • No te pongas chulo con el/la entrevistador/a por mucho que nos lo merezcamos, luego si quieres sales y te acuerdas de toda su familia
  • No cuestiones todo lo que te pregunta o sugiere, las preguntas, por regla general, salvo casos de enajenación, que no digo yo que no los haya y no me gusta señalar, tienen un por qué
  • No mantengas pulsos visuales, no sería la primera vez que casi me dan ganas de abandonar la entrevista a mi
  • Piensa qué consecuencias va a tener lo que digas, la sinceridad está bien, pero recuerda, la verdad no le gusta escucharla a todo el mundo

¿Quieres preguntarme algo más sobre lo que te “atormenta” en tus entrevistas?

sesiones de afrontamiento de entrevistas de trabajo

¿Qué te ha parecido el artículo?