Volver a empezar otra vez… volver al mercado laboral.

Volver a empezar otra vez… (suena en mi cabeza la banda sonora de Begin the beguine, debo revisar estas asociaciones inconexas para escribir artículos de enjundia profesional).

Volver a empezar otra vez, es la frase muchos y muchas profesionales se repiten después de tomarse un tiempo (sabático, gap, causa de fuerza mayor) tras:

  • Viajar
  • Cuidar de una personas enferma o niños
  • Estudiar
  • Sufrir una enfermedad o accidente
  • Proceso judicial (condena en prisión)

El problema está cuando decido volver y lo que me aterra es el mismo hecho de volver, en muchos casos, a un mercado que desconozco y cuyas reglas de juego “me penalizan”. Antes de lanzarse a la piscina de la búsqueda laboral tienes que hacerte algunas preguntas, para que al menos haya un poco de agua (igual se nota que este post lo estoy escribiendo en plena ola de calor…).

Eres buen@, eres list@, eres importante.


Viola Davis en “Criadas y Señoras” repetía a la niña a su cargo esta estupenda frase: “tú eres buena, tú eres lista, tú eres importante”. Sé que pasar tiempo fuera del mercado laboral puede crear muchas inseguridades, pero hay habilidades, no técnicas, como la comunicación, la gestión de equipos, que no “caducan”. Haz memoria y recopila todos tus puntos fuertes para ponerlos en valor, así como aquellos que no posees para trazar un plan de mejora y repítete: “tú eres buen@, tú eres…”

Lo que quieres para ti (deseos y necesidades).


Pensar y luego hacer, tenemos una tendencia innata a la acción frente a la reflexión, quizá por esa teoría de los trenes que pasan y no se cogen y los entornos volátiles (qué cansinismo por diorrrrr). Retomo, deberías hacerte una serie de preguntas:

  • Puesto: ¿Qué tipo de puesto quieres tener?  ¿igual al anterior, distinto a lo que habías hecho hasta ahora? ¿Estoy dispuesto a empezar en un rango menor al que tenía hasta ahora? ¿quiero tener un trabajo temporal en otro sector para seguir formándome hacia el trabajo que deseo?

  • Salario: ¿Cuál es su salario mínimo? (el mínimo que necesitas para vivir, suena extraño, pero todos tenemos nuestros mínimos no hipoteques tu vuelta a cualquier precio, si puedes) ¿qué beneficios pueden modificarlo (aumento y/o reducción)? Necesitas valorar lo verdaderamente importante para ti, y aunque no lo creas, el dinero no lo es todo

  • Ubicación y horarios: ¿Dónde (local, regional, nacional, internacional)? ¿Tipo de jornada? ¿horarios? . Lo importante es saber qué quieres para evitar posiciones alejadas o incompatibles con tus obligaciones familiares y/o personales
  • Carrera: ¿Quiero un puesto temporal que me permita seguir estudiando para opciones diferentes? ¿Quiero tener una carrera o desarrollo hacia puestos de mayor rango? ¿Quiero un puesto de subsistencia (sí, para cubrir mis necesidades básicas…)? ¿Quiero cambiar a otro sector?¿

Con estas y otras preguntas debes hacerte una lista con tus “líneas rojas”, tus imprescindibles, de nada sirve hacer la carta a los Reyes Magos, si no van a cumplir tus expectativas, sé honest@ contigo mism@.

Este test puede serte de utilidad.

Cómo está el mercado.


Una de las cuestiones que más afectan a la vuelta al mercado laboral es el desconocimiento del mercado y del sector al que nos gustaría retomar o encaminar nuestra carrera:

  • Investigar a las empresas y al sector. Desde las páginas de empresa en LinkedIn, pasando por Glassdoor, Revistas Especializadas como Cinco Días, Expansión; Blogs…. Se trata establecer una visión general y unas expectativas sobre hacia dónde encaminar mis pasos. Estudia a fondo, te dará muchas pistas de qué y cómo afrontar la búsqueda

  • Contactar con profesionales o antigu@s compañer@s del sector. Tanto para comentar que vuelves al mercado, como para obtener información de primera mano sobre la industrias, cambios, qué perfiles solicitan, comentar mi disponibilidad

  • Ir a ponencias, eventos, conferencias o actos relacionados con la industria. Te servirán para conocer las tendencias y hacia dónde se mueve el sector, así como para ampliar el círculo de contactos.

Prepara tus herramientas.


Cuando ya tengo claros mis objetivos, necesito poner en marcha mis herramientas:

  • Currículum. Tanto actualizarlo al mercado actual, reorientarlo hacia otro sector, estructurarlo, en definitiva, tener un documento que refleje de dónde vengo y cuáles son mis próximos objetivos, para ello, un extracto puede sernos de gran utilidad, también una carta de presentación puede servir de introducción para explicar la situación de la que partes. Asegúrate de incluir formaciones o experiencias que indique que estás actualizando o mejorando tu perfil. Realizar un CV por competencias también ayudara a refrendar esas habilidades adquiridas durante el “tiempo de descanso”

  • Perfiles y redes. Tenemos que valorar en qué redes o portales de empleo debo o están los puestos que quiero ocupar, no se trata de estar en todas, sino en aquellas de las que puedo obtener un mayor rédito. LinkedIn como red profesional debería ser una de nuestra prioridades. Aquí tienes varios artículos que pueden ayudarte, desde hacer contactos, así como interactuar con las empresas y reclutadores de forma directa.

  • Entrevistas. En línea con lo anterior, practicar, preparar y adecuar tu discurso serán claves. Sobre todo, construir un discurso en el que puedas explicar tu “gap” de forma adecuada, hablando de qué cuestiones, valores de haber tomado este tiempo y reflexiones aprendiste, si hiciste algo diferente a tu carrera, si te formaste… Necesitas construir tu respuesta desde el aporte, pero no centrando toda la argumentación de tu entrevista alrededor del mismo.

Cómo reconecto mi experiencia.


Durante tu proceso de búsqueda, siempre puede realizar acciones que te vayan acercando a tu objetivo profesional:

  • Voluntariado: incluso si no está relacionado con su campo, te reconectará con el trabajo en equipo, las relaciones interpersonales, las rutinas y habilidades sociales….

  • Formación: sobre todo para aquellas novedades que afectan al trabajo: software, habilidades blandas, formación técnica… Puedes encontrar también cursos gratuitos como los MOOC

  • Libros, newsletters, podcasts: a lo mejor no necesitas más formación sino refrescar conocimientos y habilidades para estar al día sobre la industria: libros, webinars… existen multitud de recursos.

Si no puedes sol@, puedes solicitar ayuda.


A pesar de estos consejos, a veces, emprender este camino solo puede ser muy difícil, contar con la ayuda de servicios de orientación, de recolocación o bien, un consultor de carrera que te ayude a potenciar tus fortalezas y alcanzar tus objetivos.

¿Preparad@ para la vuelta?

¿Qué te ha parecido el artículo?